MALEZAS Amaranthus quitensis Kunth – Yuyo colorado

Amaranthus quitensis Kunth

Planta anual, herbácea de 20 cm a 2 m de altura, de coloración verde-rojiza. Tallo erecto, cilíndrico, generalmente está ramificado desde la base. Hojas ovadas-romboidales u ovadas-lanceoladas, de 3 a 8 cm de largo, pecioladas, borde entero, envés a veces rojizo. Flores: rojizas o verdosas. Es una especie diclino-monoica, las flores masculinas se encuentran en la parte superior y las femeninas en la inferior de cada inflorescencia.

ORIGEN Y DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA

Amaranthus es uno de los géneros más importantes dentro de la familia Amarantáceas. Abarca más de sesenta especies difundidas en las regiones cálidas y templadas, de las cuales veinte tienen importancia como malezas. En Argentina una de las más importantes en los agroecosistemas de la región pampeana es Amaranthus quitensis Kunth; es de origen sudamericano y está distribuida desde Río Negro hasta el norte del país.

 

 IDENTIFICACIÓN Y DISTRIBUCIÓN

Ciclo y fenología: es una especie anual. Emerge y vegeta en primavera, florece y fructifica en verano hasta mediados de otoño. Su ciclo coincide con los barbechos previos a cultivos  extensivos y con cultivos primavero-estivales como soja, maíz y girasol. Desde el punto de vista fisiológico es una especie C4, con alta eficiencia en la producción de materia seca cuando las temperaturas son elevadas. Es de hábito de crecimiento indeterminado y puede producir inflorescencias desde las axilas de las hojas, si es dañada la panoja terminal. Todas las plantas florecen y hasta la más pequeña produce semillas, lo que según algunos autores indicaría que no hay un umbral de crecimiento vegetativo para la inducción floral. Se adapta tanto a sistemas de labranza convencional como a siembra directa. Es capaz de formar bancos de semillas persistentes. Las semillas presentan una alta  viabilidad inicial, del  95 al 99% al desprenderse de la planta madre; pero de estas semillas recién cosechadas alrededor del 65% no germina a la temperatura óptima de 25-35°C, indicando la presencia de dormición. Las semillas que primero maduran y caen al suelo (marzo) presentan mayor grado de dormición que las semillas que maduran más avanzado el otoño (abril y mayo). Durante el invierno, las semillas postmaduran en el suelo, al ser expuestas a bajas temperaturas pierden su dormición innata y en primavera más del 90 % está en condiciones de germinar  a la temperatura antes mencionada. Los mayores porcentajes de germinación y emergencia se producen hasta 0,5 cm de profundidad y sin cobertura de rastrojo, donde se registra una mayor amplitud térmica. Cuando las semillas fueron enterradas a 4 cm y en presencia de rastrojo, se observó un retraso en la emergencia de las plántulas. La temperatura base (Tb)  calculada para A. quitensis es de  12,8 ºC, es inferior a la obtenida para Apalmeri (17,6 °C). Las semillas  son capaces de permanecer viables por largos períodos en el suelo, formando bancos persistentes. En ensayos de longevidad se encontró que luego de sesenta meses de permanecer enterradas a 3 y 15 cm de profundidad, el porcentaje de semillas viables fue el 13 y  31 %, respectivamente. La proporción de plántulas que emergen en relación al número de semillas presentes en el banco es baja; en ensayos realizados  en el área de Zavalla  (Sta. Fe)  la tasa de reclutamiento fue del orden de 4 x 10-3. Las plantas emergen en cohortes, las primeras en emerger son las que poseen mayor altura, peso seco, área foliar y las que aportan el mayor número de semillas.

Tamaño y hábito de crecimiento: herbácea, de 20 cm a 2 m de altura,  tallo erecto, cilíndrico, glabro con ramificaciones. El tallo, robusto y poco piloso, generalmente está ramificado desde la base. La coloración verde-rojiza de la planta es debida a un grupo de pigmentos llamados betalaínas.

Cotiledones: ovales, peciolados, con nervadura central poco visible. Envés a veces rojizo.

Primer par de hojas: pecioladas, ovoides, con escotadura en el ápice,  borde entero, nervadura central bien visible, envés a veces rojizo.

Hojas: ovado-romboidales u ovado-lanceoladas, de 3 a 8 cm de largo, pecioladas, borde entero, nervadura central bien visible, envés a veces rojizo, algunas con escotadura en el ápice.

Flores: rojizas o verdosas, formadas por cinco tépalos, protegidas por brácteas, están dispuestas en espigas o panojas terminales o axilares, densas y erectas. Es una especie diclino-monoica, las flores masculinas se encuentran en la parte superior y las femeninas en la inferior de cada inflorescencia.  En la polinización interviene principalmente el viento y en menor grado algunos insectos.

Frutos y semillas: los frutosson pixidios uniseminados dehiscentes, sub-globosos, algo rugosos. Las semillas son lenticulares, negras o castañas, brillosas, de aproximadamente 1mm de diámetro. 

Esta especie posee una alta plasticidad reproductiva cuando crece aislada una planta puede producir hasta 100000 semillas, mientras que con densidades de 6 y 54 plantas/m2 la fecundidad alcanza valores de 10000 y 1000 semillas respectivamente.

Forma de propagación:  Se propaga por semillas.

Observaciones: En los últimos dos años, se reiteraron con  frecuencia consultas sobre la presencia de poblaciones de yuyo colorado (Amaranthus quitensis) que escapaban a tratamientos con glifosato.  En ensayos de dosis respuesta  realizados sobre biotipos de las provincias de Córdoba y Santa Fe, se comprobó que se trata de casos de resistencia a glifosato. Es importante considerar que  A. quitensis, ya había sido informada como resistente a herbicidas inhibidores de ALS (imidazolinonas, sulfonilureas y triazolpirimidinas) durante 1996, estos biotipos aún se encuentran presentes en los sistemas productivos; por lo que es probable que exista, además, resistencia múltiple, es decir biotipos simultáneamente resistentes a glifosato y a herbicidas inhibidores de ALS.

 

Nombre Vulgar: Yuyo colorado
Nombre Científico: Amaranthus quitensis Kunth
Zona: Noa

TEMPRANO

AVANZADO

FLORACIÓN