NOTICIAS La agricultura argentina se transforma y ahora llegan tecnologías innovadoras

03/11/2017

La agricultura argentina se transforma y ahora llegan tecnologías innovadoras

La agricultura argentina se transforma y ahora llegan tecnologías innovadoras
Ya van dos campañas en las que crece la inversión de los agricultores en tecnología para los cultivos. En ese contexto, la compañía japonesa Summit Agro Argentina lanza al mercado una de las mayores innovaciones de los últimos 25 años. Se trata de una nueva familia química de herbicidas para manejar el gran desafío de la agricultura del país: las malezas.


Hace pocos días la empresa de origen japonés Summit Agro, presentó en Buenos Aires una tecnología denominada  AXEEV, que constituye una novedosa herramienta para controlar una de las más grandes amenazas que tiene el negocio agrícola en la argentina actual: las malezas tolerantes y resistentes a herbicidas.

En un mercado que durante muchos años dominaron empresas de Estados Unidos y Europa, no debería sorprender que algunas de las mayores innovaciones ahora surjan desde Japón. ¿Por qué? La respuesta la da, en parte, Daniel Stante, presidente de la compañía para la Argentina, cuando explica que en los últimos 10 años, más del 50% de las moléculas nuevas surgieron en el país de origen de su empresa.

“Aquí adaptamos esas tecnologías a las particularidades locales, con nuestro equipo de Investigación y Desarrollo y siempre en contacto con los innovadores”, precisa Stante. Justamente, en el desarrollo de esta tecnología en particular trabajaron codo a codo con los principales malezólogos del país, que estuvieron presentes en el lanzamiento oficial que se hizo hace pocos días en Buenos Aires.

¿En qué consiste esta novedad que apunta a revolucionar el manejo de malezas en el país? La tecnología que los de Summit Agro denominan AXEEV es la que agrupa a los productos que contienen el principio activo Pyroxasulfone.

En el caso de la compañía japonesa, el principio activo está incluido en el herbicida FIERCE, que suma también otro activo: el Flumioxazin. Entre ambos componentes, controla un  amplio espectro de malezas de hoja ancha y gramíneas anuales. Y posibilita un excelente resultado aún en lotes con alta infestación y especies difíciles.

“Es un lanzamiento como hace mucho tiempo que no había”, se entusiasma, por su parte, Marcos Mares, vicepresidente de Summit Agro para Sudamérica. Y aporta algunos datos que vale la pena repasar.

Por un lado, afirma que es el momento oportuno para que lleguen nuevas tecnologías para problemas como Amaranthus o las malezas gramíneas, que amenazan la sustentabilidad del actual modelo agropecuario argentino.

Y aporta un dato contundente: Amaranthus ya afecta a 13 millones de hectáreas, sobre todo en Córdoba, Santa Fe y el norte de Buenos Aires, las zonas más productivas del país.

Los de Summit Agro ya habían adelantado en el congreso de Aapresid que presentarían esta novedad, que está disponible en una cantidad limitada para la campaña de soja y maíz. “El gran lanzamiento comercial será en la próxima campaña”, adelanta Mares.

La nueva Tecnología AXEEV, con el principio activo Pyroxasulfone más Flumioxazin es clave para implementar una premisa básica del manejo de herbicidas, que es la de incluir diferentes principios activos. Además, a la Argentina llega también con un producto para trigo y cebada, solo con la Tecnología AXEEV, que se llama YAMATO, para utilizar en presiembra, como FIERCE.

En un mercado casi sin innovaciones fuertes, la jugada de esta empresa japonesa movilizó a los expertos. Varios de los principales malezólogos del país aprovecharon la reciente presentación en Buenos Aires para reunirse con los directivos de Summit Agro y repasar los trabajos que vienen llevando a cabo desde hace tiempo en la adaptación de esta tecnología a las condiciones locales.

Estuvieron presentes referentes como Daniel Tuesca, de la Universidad Nacional de Rosario, Mario Vigna (del INTA Bordenave) y Daniel Ponsa (del INTA Pergamino), entre otros.

También llegó desde Japón el gerente global de Kumiai (la empresa que desarrolló la nueva molécula que Summit Agro incluyó en sus productos), Yokoyama Masaru. Ninguno quiso perderse la presentación de lo que Mares denominó “un antes y un después en la protección de cultivos”.

Stante, el presidente de la compañía, recordó que el grupo Sumitomo (al que pertenece Summit Agro) es uno de los 10 más grandes de Japón y tiene más de 400 años de vida en ese país.

A pesar de esa edad (o quizás gracias a la experiencia que significa), estuvieron alertas para capturar el valor de una de las tecnologías más innovadores que aparecieron en el agro argentino en los últimos 25 años. Probablemente tenga que ver con la actitud que resumió Mares en una frase: “Mientras todos dormían, nosotros estábamos bien despiertos”.


Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someone