• Destacados
  • Destacados
Lolium perenne L.



Bullet Nombre científico Lolium perenne L.


Bullet Nombre vulgar Raigrás inglés, raigrás perenne.


Bullet Familia Poáceas

 

Bullet Origen y distribución geográfica

Maleza nativa del sur de Europa y norte de África, ampliamente distribuida en ambientes templados de todo el mundo, naturalizada en América. En Argentina está presente en toda la región pampeana y predomina en  sistemas productivos mixtos agrícola-ganaderos. Es una de las principales malezas en cultivos de trigo y cebada  del sur y sudoeste de la provincia de Buenos Aires.

 


 

Bullet Identificación y descripción

Ciclo y fenología: es una especie perenne. Comienza a emerger  en otoño con  picos de germinación en mayo/julio, florece y fructifica en primavera hasta mediados del verano. Se adapta muy bien a zonas de clima templado a frío y con buena distribución de lluvias, es sensible al calor y a la sequía.

Esta especie presenta una  temperatura óptima de crecimiento entre los 18ºC y 20ºC, y se reduce a los 25ºC, siendo prácticamente nulo a los 35ºC, situación que condiciona su crecimiento durante el verano en algunas zonas. En Argentina se recomendó su siembra como forrajera pero L. multiflorum está mejor adaptado. Desde el punto de vista fisiológico es una especie C3.

 

Tamaño y hábito de crecimiento: planta herbácea de 8 a 90 cm de altura, con breves rizomas y sistema radical fibroso, poco profundo, formando matas tiernas cespitosas y muy macolladoras.

 

Tallos: cañas erectas, lisas arriba, geniculadas en la base, con 4 a 5 nudos castaños-oscuros, entrenudos de 2-8 cm de largo, comprimidos.

 

Hojas: láminas lineares de 2-20 cm de longitud por 1-6 mm de ancho, lisas, glabras, ápice agudo y brillantes en la cara abaxial, con aurículas de 0.5-1 mm de largo y lígula membranosa truncada de 0.5-1 mm. Prefoliación conduplicada (hoja plegada en dos a lo largo de la nervadura).

 

Inflorescencias: compuesta por espigas compactas o ligeramente curvadas, de 5-25 cm de largo; pedúnculos algo comprimidos lateralmente, estriados, glabros; raquis de 5-16 cm de largo portando 10-26 espiguillas solitarias en dos series, alternas, inmersas en excavaciones del raquis. Espiguillas 4- 10 floras, de 7-20 por 2,5-4 mm, sin aristas.

 

Frutos y semillas: cariopses alargados ovoides o elípticos de 2,5-4 mm de largo castaños, las semillas fuertemente adherida a la lemma y pálea.

 

Formas de propagación: por semillas. La maquinaria agrícola y el agua de riego son agentes de dispersión de las semillas, las mismas son liberadas cerca de la planta madre,  exhiben poca latencia y una alta tasa de germinación. Muchas semillas soportan el paso por el tracto digestivo del ganado vacuno, siendo esta otra vía de diseminación de la especie.

 

Observaciones:

La gran aptitud forrajera y aporte a la ganadería hizo que tradicionalmente no se la considere como un grave problema para la agricultura en los sistemas mixtos. Se debe tener en cuenta la presencia de hongos endófitos que producen toxinas especialmente en los rebrotes de verano y principios de otoño, que afectan la calidad y pueden producir toxicidad a los animales.

En 2008, fue denunciada la resistencia a glifosato, inhibidores de la ACCasa e inhibidores de ALS, en el sur de Buenos Aires. Su característica de perennidad hace que su control sea realmente complicado.

 

Control Químico

Si bien el raigrás es una forrajera de importancia fundamental en sistemas ganaderos, en los sistemas agrícolas, esta especie de puede constituir en poblaciones relativamente densas y de dificultoso manejo en tratamientos primaverales sobre matas establecidas.  El manejo de esta maleza, se basa en el control químico con glifosato durante el período de barbecho previo a la siembra de los cultivos de cereales de invierno; posteriormente, de ser necesario, son empleados graminicidas selectivos en post-emergencia del cultivo para controlar los escapes; cuando el problema se presenta en barbechos previos a cultivos estivales, el glifosato suele ser la solución  pero, en la campaña 2007-2008, se advirtió en el partido de Coronel Dorrego, en lotes en  barbecho previo a la siembra de trigo, la presencia de una población de raigrás perenne insensible a las dosis recomendadas de glifosato pero susceptible a dosis normales de haloxifop r metil  (Istilart et. al 2011); estos mismos autores encontraron que los controles en barbecho son una buena opción para reducir la densidad de esta maleza; en ese caso, las aplicaciones deben realizarse cuando el estado fenológico es el adecuado para un control eficaz, retrasos en  los tratamientos, se asocian a deficientes controles y escapes de los individuos del/los biotipos menos sensibles.  En post-aplicación, es de fundamental importancia el seguimiento de la evolución de la actividad fitotóxica del herbicida en la comunidad de malezas a fin de discriminar entre casos de escapes, errores en la aplicación o probables problemas de resistencia;  el monitoreo periódico durante la post-aplicación es primordial (Yanniccari 2011).

El paraquat y el glufosinato de amonio también pueden ser una opción eficaz sobre plantas jóvenes  y con buenas condiciones  ambientales hídricas, térmicas y lumínicas. Asimismo, Grey et. al. (2012) encontraron que tratamientos otoñales con herbicidas residuales como clomazone, pyroxasulfone y s-metolaclor permitieron lograr controles superiores al 90% sobre emergencias de semilla; también resultaron eficaces el pendimetalín y la trifluralina incorporados al suelo. Asimismo, en experimentos realizados sobre un biotipo resistente de Lolium multiflorum resistente a glifosato, Ponsa et. al. (2011) obtuvieron resultados satisfactorios con tratamientos con clomazone y las combinaciones comerciales de sulfometurón metil con clorimurón etil y iodosulfurón metil con thiencarbazone metil; en otros experimentos también resultó eficaz el flumioxazim (SUMISOYA FLO).